Halladas las primeras feromonas humanas, capaces de alterar el ciclo menstrual

Dos investigadoras de la Universidad de Chicago (EE.UU.) han demostrado la existencia de feromonas humanas al alterar, mediante sustancias químicas procedentes de la piel de un grupo de voluntarias, el ciclo menstrual de otras mujeres.

Las feromonas, que son frecuentes en el reino animal pero nunca antes se habían descubierto en la especie humana, son sustancias olfativas que son capaces de alterar la conducta en cuestiones como la sexualidad y la defensa del territorio. Son feromonas, por ejemplo, las sustancias con que las gatas en celo atraen a los machos y también las sustancias que los osos dejan en los troncos de los árboles para alejar a sus competidores. En el reino animal, las feromonas regulan desde el momento en que las ratas hembras dejarán de amamantar a las crías hasta las relaciones de dominio entre machos de elefante.

El hallazgo de feromonas humanas que modulan el ciclo menstrual plantea la hipótesis de que el cuerpo humano emita otras sustancias similares relacionadas, por ejemplo, con conductas de agresividad y sumisión. A nivel práctico, la investigación de la Universidad de Chicago puede abrir una nueva vía en el campo de la anticoncepción, ya que demuestra que es posible controlar la fase fértil del ciclo menstrual con feromonas. Es más, las feromonas podrían llegar a emplearse para controlar “el número de años de vida reproductiva, la edad de la menopausia o de la pubertad y la recuperación de la fertilidad después de dar a luz”, ha declarado Martha McClintock, coautora de la investigación, a Reuters. Para llegar a estos extremos, sin embargo, es necesario identificar cuáles son las sustancias exactas que actúan como feromonas, cosa que las investigadoras de EE.UU. aún no han hecho.

La investigación parte de otro estudio realizado por la propia Martha McClintock en 1971 en el que observó que, cuando varias mujeres conviven muy estrechamente, tienden a tener la regla en las mismas fechas. Ya entonces varios científicos sugirieron que esta sincronización sólo podía ser obra de feromonas, pero hasta ahora no se había encontrado ninguna prueba directa que confirmara la existencia de este tipo de sustancia en la especie humana.

La investigación de McClintock y su colega Kathleen Stern, que publican sus conclusiones en la edición de hoy de la revista “Nature”, se ha basado en un grupo de 29 voluntarias de entre veinte y treinta años de edad. Se recuperaron feromonas de nueve de las voluntarias poniéndoles pequeños tejidos de algodón bajo las axilas; tras ser tratadas con alcohol, las muestras fueron clasificadas en función de la fase del ciclo menstrual en que fueron recogidas. A las otras veinte voluntarias, se les frotaron los algodones bajo la nariz y se les pidió que no se lavaran la cara durante seis horas. Todas estas operaciones se repitieron durante dos ciclos menstruales completos.

Los resultados muestran que el hecho de que una mujer ovule favorece que las mujeres expuestas a las sustancias que ella desprenden también ovulen.

Este fenómeno se debe a que las sustancias emitidas por mujeres que se encuentran en la fase del ciclo menstrual inmediatamente anterior a la ovulación estimulan la secreción de hormona luteinizante en las mujeres que conviven con ellas; y la hormona luteinizante estimula la ovulación. Por el contrario, las sustancias emitidas por mujeres que ya han ovulado tienden a prolongar el ciclo menstrual en quienes están expuestas a las sustancias que su cuerpo emite. Esta observación indica que hay por lo menos dos feromonas implicadas en la sincronización de las reglas entre las mujeres que conviven estrechamente.

Las participantes en el estudio no percibieron ningún olor a parte del del alcohol en las muestras que les frotaron bajo la nariz, lo que indica que la acción de las feromonas no se produjo a través del olfato, sino que fue inconsciente. “Estos datos demuestran que los seres humanos tienen la capacidad de comunicarse a través de feromonas (…), tal vez con un sexto sentido”, escriben las investigadoras en “Nature“.

Acostumbrarse a las feromonas

Habrá que ir acostumbrándose a las feromonas, esa sustancia que los humanos despedimos, en forma de señales químicas, a través del sudor y que pueden determinar el comportamiento de nuestros semejantes, según acaba de hacer público un equipo de científicas de la Universidad de Chicago. Algo que hasta ahora atribuíamos al azar o a la intuición en la vida social y sexual humana. Por ejemplo, ante la agresividad o el atractivo que nos puede sugerir, momentáneamente, entre estación y estación, el vecino/a del metro y que hasta ahora no podíamos explicarnos la razón. Feromonas, se llaman.

No es nuevo. Siempre se ha dicho que el temor que produce un perro hace expeler al humano un tipo de sudoración que, a su vez, al ser detectado por el olfato del animal le provoca irritación y más agresividad. Ahí se justificaría el terror inexplicable que algunas personas tienen al amigo del hombre: las feromonas. Interesante.

En el descubrimiento de ese fenómeno, hasta ahora atribuido exclusivamente a los animales, probablemente podamos encontrar explicación a algunos lances comunicativos entre humanos que venían achacándose a este ignoto e inmenso campo del inconsciente o incluso de la paranormalidad. Comunicación química pura.

El fenómeno, pienso yo, podría explicar ciertos comportamientos en tertulias radiofónicas. Es decir, que uno de los contertulios, quién sabe, expele un tipo de feromona que provoca la agresividad en sus compañeros de viaje. Una interactividad cuyo resultado deviene en un cúmulo de insensateces. Añado para mí que incluso pueden llegar a provocar el mismo efecto químico en el radioyente, por vía de las ondas. Este fenómeno no sería raro que se experimentara en la emisora episcopal y, sobre todo, en la tertulia de Antonio Herrero. Un problema de feromonas. Habrá que ver si existe una vacuna contra ello.

Por cierto, que Herrero se ha puesto hecho un basilisco por un programa de Antena 3 TV en el que le dedicaron unas coplillas, “No te vayas de la Cope”, con obispos bailándole el botafumeiro. Las cancioncillas hacen referencia a las actividades extraprofesionales del mencionado tertuliano: caza de rebecos en los Picos de Europa, negocios inmobiliarios a la sombra de Gil y Gil, fincas en Extremadura, etcétera, en un tono superficialmente festivo.

Al locutor le ha salido el censor que lleva dentro (¿serán esas feromonas?) y ha tronado contra la cadena – “un barco a la deriva”-y contra el programa “La parodia nacional” que presenta Constantino Romero. A los productores, La Trinca, les califica de “zafios e insultantes”, cuestiones en las que él es un experto. Que se lo pregunten, si no, a Rosa Conde. Y, cómo no, acusó al PSOE de ser el instigador de la burla televisiva.

Sólo le faltó citar a los GAL.

Feromonas Seducción

LE INIVTAMOS A PROBAR LA ÚNICA FEROMONA HUMANA CONCENTRADA DESARROLLADA PARA NOSOTROS LOS ESPAÑOLES.

  • ¿ SIENTE QUE NO HAY QUIMICA CON SU ACTUAL PAREJA ?
  • ¿ PASA DESAPERCIBIDO(A) POR LA PERSONA QUE LE GUSTA ?
  • ¿ SE SIENTE RECHAZADO(A) CUANDO ESTA CON ESA PERSONA ?
  • ¿ SE SIENTES SOLO(A) Y DEPRIMIDO(A) POR TANTOS INTENTOS Y NADA ?

Atrévete a cambiar tu vida sentimental para siempre. Atrévete a ser irresistible ante cualquier persona del sexo opuesto o de tu mismo sexo. Conquista al hombre o a la mujer que quieres. Recupera la pasión con tu pareja y capta la atención de todos los que te rodean.

Envío a toda España. También se hacen envíos internacionales.

Estás a punto de descubrir el secreto y el descubrimiento cientifico sexual más importante de los ultimos 10 años. Esta vez ha sido revelado. Este producto o perfume es un concentrado de Feromonas para atraer involuntariamente al Sexo Opuesto. Seducción involuntaria científicamente comprobada.

Las Feromonas Seducción es el único concentrado de feromonas humanas creadas exclusivamente para adaptarse al PH de las mujeres y hombres de España. Concentrado de Feromonas humanas con 100% de efectividad científicamente comprobada fórmula exclusiva única en España.

A diferencia de los perfumes con feromonas que existen en el mercado, con nuestro concentrado de feromonas usted podrá utilizarlo aplicando 1 gota directamente atras de sus oidos y en la muñecas de sus manos, o puede agregarla a su locion o perfume favorito y lográr resultados efectivos comprobados o la devolución de su dinero.

FEROMONAS CONCENTRADAS PARA HOMBRE O MUJER.

  • Vuélvase sexualmente más atractivo para el sexo opuesto
  • Conozca a más personas, sea el centro de las atenciones
  • Potencie su relación
  • Deje siempre una impresión fantástica donde quiera que vaya
  • Gane ventaje en el negocio, escuela o empleo
  • Efecto Instantáneo

El uso de feromonas de seduccion no es un medicamento, se trata de un cosmetico desarrollado para mexicanos, una sintesis de feromona humana. El órgano vomeronasal o también llamado (OVN) se encuentra situado en el interior de la nariz y esta conectado por terminaciones nerviosas con el Hipotálamo, que es el encargado de controlar las emociones como el miedo y la libido. Su función es única y exclusivamente para captar las feromonas que emiten las personas que nos rodean, provocando en nosotros diferentes emociones y comportamientos. Las personas producen y secretan las feromonas a través de las glándulas sudoríparas. Es por eso que cada vez que sudamos expulsamos una pequeña cantidad de feromonas que nos hacen más atractivos ante los demás. Pero el problema consiste en que prácticamente nos duchamos diariamente con el objetivo de no oler a sudor. ¡Junto con el sudor nos lavamos precisamente las sustancias que nos hacen más atractivos y sexuales ante la presencia de los demás! Además, la produccion de feromonas disminuye rápidamente después de los primeros 20 años y sólo secretamos una pequeña parte de esa cantidad de feromonas al cumplir los 40 años . Para un rápido y eficiente servicio a todas los nuestros clientes, por favor revisa las siguientes vínculos antes de ponerte en contacto con nuestra área de servicio al cliente.

Q. ¿Qué son las feromonas? Las feromonas son substancias químicas naturales segregadas por el cuerpo a través de la transpiración cuyo olor se desprende y flota por el aire, pudiendo ser captado por quien está cerca nuestro. Tienen un papel fundamental en la comunicación sexual ya que son las que se encargan de atraer al sexo opuesto de la misma especie para conquistarlo. Q. ¿Cómo se detectan las feromonas? Las señales de las feromonas se detectan a través de un pequeño órgano dentro de la nariz conocido como el órgano de Vomeronasal (OVN). Cuando el OVN detecta la presencia de las feromonas, envíando una señal de respuesta sexual al cerebro. Q. ¿Qué es OVN? EL órgano vomeronasal (OVN) o de Jacobson captará estas moléculas y enviará al cerebro el impulso nervioso correspondiente. Se encuentra situado en el interior de la nariz y esta conectado por terminaciones nerviosas con el Hipotálamo, que esta encargado de controlar las emociones como el miedo, el sexo, etc. Su función es única y exclusivamente captar las feromonas que emiten las personas que nos rodean, provocando en nosotros diferentes emociones y comportamientos.